La semana pasada tuvimos el placer de fotografiar a este precioso recién nacido. Desde el momento en que entró por el estudio nos conquistó con sus rasgos orientales, su melena y sobre todo con la paz que transmitía. 

Una sesión newborn perfecta…

El pequeño Kai no pudo portarse mejor. Lo fotografiamos de mil maneras y él estuvo tranquilo, tanto cuando dormía como cuando se despertaba. También hay que decir que sus papás ayudaron mucho a que fuera así. Ellos estaban cómodos y relajados y eso siempre nos ayuda a que la sesión fluya de forma natural y mejor.

En las sesiones de recién nacido, aprovechamos todos los momentos para hacer fotos. Muchas veces están despiertos pero calmados y conseguimos hacer fotos muy bonitas y con mucha expresión. Cada bebé tiene una serie de gestos que son muy suyos y los repiten con frecuencia así que nos encanta captarlos con la cámara para que los papás se lleven un recuerdo auténtico de los primeros días de su hijo.

Si quieres saber más sobre nuestras sesiones fotográficas de newborn o recién nacido, puedes hacer click aquí. Recuerda que también puedes contactarnos por correo o por teléfono si tienes cualquier duda.